¿Licencia de obras mayor o menor? Trámites necesarios antes de reformar

Licencia obra Zaragoza

Cuando llega el momento de realizar una reforma en casa, además de las típicas dudas estéticas o prácticas, se nos plantean otras de carácter legal: ¿Tengo que avisar al ayuntamiento? ¿Qué permiso he de solicitar? ¿Me costará dinero?

Lo que debemos saber es que cualquier tipo de obra, aunque sea pequeña, necesita licencia de obra y que esta puede ser de obra menor o de obra mayor.

La obra menor se caracteriza por ser de sencillez técnica y escasa entidad constructiva y económica, consistiendo normalmente en pequeñas obras de simple reparación, decoración o cerramiento que no precisan de proyecto técnico. Según el ayuntamiento de Zaragoza esta licencia, “en ningún caso supone alteración de volumen o de la superficie construida, reestructuración, distribución o modificación sustancial de elementos estructurales, arquitectónicos o comunes de un inmueble, ni modificación del uso objetivo según las Normas Urbanísticas.”

Por otra parte, las obras mayores son aquellas obras de nueva planta, o de ampliación en superficie, volumen o altura de edificaciones existentes, o rehabilitación integral (no parcial) de edificaciones ya existentes. Entre otras, se pueden citar las obras que afectan a la fachada, al tejado, a los cimientos.

Por ejemplo, hablaremos de obra mayor si eliminamos un tabique divisorio que reduzca el número de dormitorios (no se trata de un trabajo estructural pero comporta un cambio en las condiciones de habitabilidad) o si cambiamos el uso de la construcción de local a vivienda.

En el caso de Zaragoza, os dejamos estos enlaces para que sepáis toda la documentación y requisitos necesarios:

http://www.zaragoza.es/ciudad/urbanismo/informa/detalleDocu_GuiaProc?id=75

http://www.zaragoza.es/ciudad/encasa/detalle_Tramite?id=5116

Además, desde Estudio Matmata, nos encargamos del proceso de reforma completo, desde la petición de licencias hasta el diseño y la ejecución de la obra, asegurándonos un resultado impecable y, por supuesto, adaptado a la legislativa vigente.