Un proyecto de arquitectura, ¿para qué sirve?

Proyecto arquitectura

A nuestra oficina acuden habitualmente clientes que no tienen muy claro como afrontar una futura obra nueva o reforma de un inmueble. Y la necesidad o no de tener un proyecto de arquitectura suele ser una de las primeras dudas que surgen. Como ya hemos hablado en otras entradas del blog, tener un proyecto es esencial para recoger todo lo qué queremos hacer, tener claros los materiales y trabajos a realizar, planificar los plazos de ejecución y saber lo que nos va a costar sin tener ningún imprevisto de última hora. Un proyecto de arquitectura se encarga de que todo salga según lo que teníamos pensado y no encontremos grandes imprevistos sobre el presupuesto que teníamos estimado.

¿Por dónde empezamos? Si tenéis una propiedad o estáis pensando comprar una para realizar una obra, bien sea, una reforma integral, una vivienda particular,  un edificio de viviendas o un local comercial, los pasos a seguir serán básicamente los mismos:

1. Estudios Previo

Es imprescindible tener un estudio previo de un equipo de arquitectos que asesore sobre la situación urbanística de la vivienda, ayude en las primeras propuestas de cambios a hacer, valore la situación del piso a reformar…. Se trata de que un profesional avale que la idea inicial que se lleva en mente se puede realizar.

2. Proyecto Básico

Es un documento donde se plasmará la idea del proyecto. El Proyecto Básico sólo incide en el aspecto urbanístico y en el control de la legalidad urbanística, es decir, este documento es el que habrá que presentar a las administraciones para obtener la licencia de obras, esencial sea cuál sea la reforma que queramos hacer.

3. Proyecto de Ejecución

Aquí se detalla cómo se va construir esa idea que inicial plasmada en el proyecto básico. Al reflejar las calidades y la forma de construcción elegida, es el documento ideal para empezar a contrastar presupuesto y tener un estimado total de la obra. Además, para poder iniciar las obras siempre es preciso presentar este Proyecto de ejecución, único que, previo visado urbanístico, autoriza a iniciar la ejecución de las obras una vez aprobado por el Ayuntamiento y contrastado que se ajusta al Básico en los datos y antecedentes urbanísticos que aquél contenía y que determinaron la concesión de la licencia.

Una vez obtenida la licencia de obras y aprobados los prepuestos que mejor se adapten a nuestras necesidades, se puede comenzar la obra. Hay que recordar que en el caso de tratarse de una obra mayor es necesaria la intervención de una Dirección Facultativa, formada normalmente por un arquitecto y un arquitecto técnico.