Tipos de baldosas cerámicas para nuestra reforma integral

reformas con baldosas cerámicas

Revestir suelos y paredes con cerámica es de lo más habitual en cualquier reforma integral que planteemos para una vivienda.

Las materias primas que conforman la cerámica provienen de la tierra, generando un material de excelente calidad gracias, entre otros, a la arcilla. Además, con toda esta sinergia natural se obtiene un producto sostenible y resistente, de fácil instalación y con un multitud de diseños que lo convierte en elección muy versátil.

A la hora de elegir qué tipo de baldosas cerámicas son las más adecuadas para incluir en nuestra reforma integral tenemos que tener en cuenta la ubicación, las funciones que van a cumplir y también qué valor decorativo queremos darle a cada estancia utilizando este material. A continuación, vamos a ver algunos de estos tipos.

AZULEJO:  se trata de una baldosa cerámica con alta absorción de agua, perfecto para interiores. Es ideal por sus colores, por su versatilidad para decorarlo con volúmenes y texturas y ahora, por la fascinación que la corriente vintage ha despertado, haciendo que se reinventen cada día.

GRES PORCELÁNICO: tiene baja absorción de agua. Son baldosas que se presentan como superficies no esmaltadas, ideales para un aspecto contemporáneo sin ser excesivamente decorativos.

GRES ESMALTADO: dentro del gres, esta baldosa puede tener nivel alto o medio-bajo de absorción de agua. Adecuada para interiores pero también para cubrir fachadas y suelos de exterior, por su gran resistencia a heladas y abrasión por el sol. Puede ser brillante o mate, monocolor o combinado. Su resultado: una estética actual con toques clásicos perfectos.

GRES RÚSTICO: para esas casas del pueblo en las que dar rienda suelta a la creatividad rústica. Son baldosas con absorción de agua baja o media-baja, se moldean por extrusión y generalmente presentan tonos ocres. Encajan perfectamente en ambientes exteriores, como revestimientos de fachadas.

BARRO COCIDO: este tipo de baldosas se fabrican en pequeñas colecciones con medios artesanales. Necesitan tratamientos anteriores y posteriores a su colocación para mantener su brillo, resistencia a la suciedad e impermeabilidad. Tienen una textura irregular y son piezas de aspecto rústico ideales para exteriores: jardines, terrazas, balcones… 

Fuente: Mi Casa, http://bit.ly/2b2jOxu